MORA no es solo un café…

MORA no es solo un café…. ni un restaurant, ni una pastelería, ni siquiera es un concepto. MORA es un sentimiento. Un sentimiento que vivimos todos los que allí trabajamos y que viven nuestros clientes, a los cuales consideramos invitados a nuestra casa.  Y como a todo invitado, se le trata de dar la mejor atención. Nuestros clientes trabajan, leen, comparten momentos con amigos, comparten en familia o en pareja, o simplemente disfrutan de estar allí.


¿Tenemos un buen café? Por supuesto, quizás el mejor. ¿Tenemos buena pastelería? Claro, aunque depende de los gustos de cada uno, pero que es buena, es buena. Tenemos muy buenos sándwiches, bebidas frías y calientes originales que vamos renovando todo el tiempo…. Tenemos un montón de cosas…. Pero no por ésto nos eligen. Nos eligen porque somos distintos. Cada persona que viene a visitarnos vuelve, y no vuelve sola, siempre trae a alguien a quien quiere sorprender. Y ese otro repite y repite la historia.

Nosotros no elegimos a nuestros clientes, ellos nos eligen a nosotros, ellos renuevan su querer ser parte cada día. MORA es un verdadero punto de encuentro para todos. Una mezcla de las recetas de la abuela con la pastelería mas gourmet y exquisita, y como toda mezcla rescata lo mejor de cada cosa, por eso no tenemos un tipo de cliente, sino muchas personas, muy diversas, que encuentran en nosotros ESO que les gusta y les atrae.

Si le preguntamos a ellos, qué es MORA o qué es lo que les gusta, o por qué vienen a diario, cada uno dirá algo distinto, pero en esencia, y eso es lo que nos conmueve y nos encanta, todos eligen estar donde se sienten cómodos, a gusto, relajados y felices. Eligen estar donde sienten que ocupan un lugar especial, donde no son uno más.